Hermanos Harald, Kai y Aage Nielsen y su amigo Hans Petersen había cuatro trabajadores jóvenes que, poco después del estallido de la Guerra Civil española, decidió irse a España con el fin de luchar contra el fascismo lado a lado con el pueblo español. Obviamente, esto no fue una decisión sin costes personales

 


 
Por Allan Christiansen

Compañeros de cuatro daneses

“Fue poco después del cumpleaños de Aage, el cual cumplía 18 años el día 8 de agosto de 1936. Mi otro hermano, Kai y un camarada, Hans Petersen, trabajaban juntos en las fábricas de máquinas Hartmann y habían estado hablando de irse a España. Yo quería ir y Aage también…”. De esta manera cuenta Harald Nielsen cómo surgió la decisión de viajar a España. Pensaban que Aage era demasiado joven para ir, pero él, con sus 18 años, se sentía suficientemente mayor como para decidir él mismo lo que quería hacer y así sucedió.

Los cuatro eran miembros de las Juventudes Comunistas Danesas (DKU) y solían reunirse con frecuencia en la casa de los Jóvenes Comunistas en Bjelkes Allé en Nørrebro, un barrio de Copenhague. Allí discutían toda clase de temas políticos y en especial, la situación política en España. Cuando los demás oyeron que estos cuatro jóvenes querían ir a España, se entusiasmaron y decidieron hacer una colecta para pagarles el viaje. Ellos también contribuyeron personalmente con sus sueldos de una semana.

Kai tenía 21 años y Hans Petersen, el mayor, con 26 años, como he citado, era mecánico. Harald tenía 24 años y era carnicero de profesión y Aage trabajaba en la construcción de carreteras y vías públicas.

La situación política en la década de 1930

¿Qué fue lo que llevó a los tres hermanos a irse a España? Es difícil contestar a esta pregunta, pero la respuesta seguramente habría que buscarla en la historia individual de los jóvenes. Vivían en un piso de dos habitaciones, cocina y baño, en Skyttegade, una calle de Nørrebro. Su padre era herrero, sindicalista y trabajador incansable. Eran nueve hermanos y todos ellos tuvieron que ponerse a trabajar desde jóvenes. En su casa se discutía sobre política muy a menudo. Harald, Kai y Aage eran miembros de las s y no siempre estaban de acuerdo con su padre.

En la Dinamarca de los años 30 había mucho desempleo. Ellos veían con sus propios ojos las consecuencias del desempleo, las cuales les tocaban muy de cerca. Pero también sabían que no debían tolerar la injusticia. Por ejemplo, cuando echaban a alguien de su casa por no haber pagado el alquiler, su padre y otros del barrio les ayudaban a subir los muebles otra vez y le decían al policía de turno que desapareciera de allí y que no se le ocurriera volver nunca más.

En Dinamarca también surgieron brotes de racismo. KU, las Juventudes Conservadoras, insistían en argumentos de carácter bastante fascista. Tenían por costumbre marchar por los barrios de trabajadores y muchas veces había peleas entre ellos y los miembros de las Juventudes Comunistas.

Ir a España

No sabían demasiado sobre la situación en España, pero sabían que allí necesitaban ayuda en la lucha contra los fascistas. Querían ir antes de que fuera demasiado tarde, así que, un día de agosto, cogieron la mochila y la bicicleta y se separaron de sus familiares y amigos. Su madre se quedó muy triste, por supuesto, pero el padre le dijo para consolarla: “Seguramente no tardarán en volver”. “Y eso era lo que nosotros creíamos también”, cuenta Harald.

Cuatro daneses en la Guerra Civil española: Hans Petersen, Aage y Kai Nielsen en la carretera sobre el puente de Lillebæltsbroen, agosto-septiembre de 1936

En Lillebæltsbroen (un puente entre Fyn y Jylland en Dinamarca) en agosto-septiembre de 1936, en ruta a España. De izquierda a derecha: Hans Petersen, Aage y Kai Nielsen

Fue un viaje lleno de vivencias el que los tres hermanos y Hans Petersen emprendieron y, en su transcurso, se encontraron con numerosos ejemplos de la polarización política de aquellos tiempos. En un albergue juvenil de Alemania los jóvenes alemanes cantaban la canción de “Horst Wessel” bien firmes y con el brazo en alto del saludo nazi. Por otro lado, sus cartillas de miembros de las Juventudes Comunistas les ayudaron a conseguir comida y refugio en otros lugares de Alemania.

Los gendarmes franceses confiscaron sus bicicletas en la frontera. La razón fue que el cajero de un banco alemán les había timado al cambiar dinero, dándoles billetes falsos, por lo cual no pudieron pagar el depósito de las bicicletas en la frontera, como se hacía en aquellos tiempos.

En aquella situación no había más remedio que seguir a pie y hacer auto-stop. Comían fruta de los árboles y arbustos que había al lado de la carretera y por la noche se metían en los campos y ordeñaban las vacas para tener un poco de leche en un pequeño cubo. El último tramo de París a Verdún lo hicieron a bordo de un transporte de cerdos, entre la paja.

En París encontraron una postura solidaria con respecto a la causa por la que iban a luchar, personificada en taxistas que les llevaban hasta la siguiente parada de taxi y hacían colecta entre los otros taxistas. El dinero era para la estancia de los cuatro daneses en París y para el resto del viaje. Parecía que el viaje a España iba a sufrir un retraso debido a que la oficina de Comintern en París aún no había tomado una decisión en cuanto a la ayuda espontánea a la República española que estaba llegando de todas partes.

Cuando su estancia en París se les hizo demasiado larga, decidieron continuar por cuenta propia. En Fontainebleu, a las afueras de París, les dejó subirse un camionero, que según parece, transportaba lápidas. Un tanto macabro, pero en fin, confiaban en que no fueran para sus propias tumbas. Más tarde fueron llevados en un taxi que iba hacia el Sur.

Cuando estaban en el Sur de Francia fueron a las oficinas sindicales y enseñaron sus cartillas. En algunos de esos lugares los empleados eran fascistas. En cuanto se daban cuenta, se apresuraban a salir de allí, pero, en la mayoría de los sitios, los sindicatos apoyaban al Frente Popular y les daban comida y a veces, hasta un lugar donde pasar la noche.

En Perpignan, cerca de la frontera española, se encontraron con un militar austríaco llamado Rudi que les ofreció ayuda para cruzar la frontera. Lo único que tenían que hacer era mezclarse con su gente en el tren. Así lo hicieron. De esta manera alcanzaron los cuatro daneses su objetivo de llegar a España a principios de septiembre, mientras dormían acurrucándose en la red normalmente destinada a los equipajes. La guerra civil española había comenzado hacía mes y medio.

La Centuria Thälmann

Cuando los cuatro daneses llegaron a Barcelona, estaba el comunista alemán y anterior parlamentario de Bavaria, Hans Beimler, organizando una centuria de voluntarios alemanes y austríacos, que habían regresado a Barcelona tras luchar en los frentes de Irún y Aragón. Los hermanos Nielsen y Hans Petersen consiguieron entrar en contacto con Hans Beimler en el Hotel Colón y los cuatro daneses entraron a formar parte de la Centuria Thälmann.

Cuatro daneses en la Guerra Civil española: Aage Harald y Kai Nielsen en Centuria Thalmann antes de la salida en la parte delantera en el Hermitage en septiembre de 1936

Aage Harald y Kai Nielsen en Centuria Thalmann, septiembre de 1936

Los habitantes de Barcelona se quedaron impresionados al oír a la Centuria Thälmann cantar ‘la Internacional’ en diferentes lenguas, marchando por la Rambla en dirección al frente. La disciplina militar no era algo que uno viera todos los días en Barcelona, que era la cumbre de los anarquistas. El asombro se convirtió en alegría por la conciencia de un objetivo que los voluntarios extranjeros mostraban al expresar su solidaridad con el movimiento antifascista, razón por la cual, el resto de la marcha se convirtió en un verdadera marcha triunfal.

Harald Nielsen había cumplido el servicio militar en la compañía de ametralladoras, así que se convirtió en responsable del uso de una de las pocas ametralladoras Hotchkiss de las que la Centuria disponía.

Su objetivo era el frente de Huesca, donde la Centuria Thälmann tenía que defender unos cerros cerca de Tardienta y Almudévar. Al mismo tiempo, tenían que intentar reconquistar la ermita de Santa Quiteria, un pequeño monasterio que dominaba el alto.

El ataque principal contra la ermita se produjo el día 20 de octubre, al caer la tarde. La batalla duró toda la noche y al amanecer del día siguiente habían conseguido hacerse con su objetivo, pero, ese mismo día, se produjo un contraataque, con apoyo de la artillería y aviones bombarderos. La centuria no consiguió mantener su posición. Las batallas anteriores les habían costado muchos muertos y heridos, por lo cual se vieron obligados a retroceder.

El soldado que estaba en primera línea con una ametralladora, al lado de Harald, murió durante una explosión y Harald resultó herido en la mano cuando intentaba sustituírle. Su hermano Kai se puso entonces en su lugar.

Fue una iniciación muy sangrienta la que vivieron los soldados daneses, pero consiguieron salir vivos de aquella operación. De 125 hombres, 19 murieron y 52 resultaron heridos. La centuria en realidad ya no existía. Fue sustituída por soldados españoles en el frente. Su lucha en los cerros de alrededor de Tardienta habían despertado admiración. La centuria Thälmann fue galardonada con la bandera de honor del gobierno local catalán: “La Bandera de Sangre”. La ceremonia se celebró el día 27 de octubre en el cuartel “Carlos Marx” y estuvieron presentes varios representantes de la  Generalitat y de PSUC, así como el cónsul en Barcelona de la Unión Soviética, Antónov-Ovsjenko. Los tres llamativos hermanos rubios, debido a su contribución durante la batalla, fueron elegidos para recibir la bandera de honor durante la ceremonia en nombre de la Centuria Thälmann.

En ese momento se estaba creando la Brigada Internacional. La época de las centurias se había acabado. Los tres hermanos y Hans Petersen fueron transladados al nuevo cuartel general de Albacete, donde pasaron a formar parte del Batallón Thälmann. En noviembre de 1936, el batallón participó en la agotadora lucha a las afueras de Madrid.

Cuatro daneses en la Guerra Civil española: Los hermanos Harald, Kai y Aage Nielsen en Albacete febrero 1937

Harald, Kai y Aage Nielsen en Albacete febrero 1937

La artillería antiaérea Argumento Dimitrov de DECA
Uno de los cañones en el Argumento Dimitrov fuera de Madrid

Uno de los cañones en el Argumento Dimitrov fuera de Madrid

Hans Petersen resultó herido durante la defensa de Madrid, cerca de la Casa de Campo. Fue transladado a un hospital de Barcelona. Harald, Kai y Aage Nielsen se quedaron en Madrid hasta finales de diciembre, mientras la lucha menguaba a las afueras de Madrid, sin que las tropas de Franco consiguieran tomar la capital. Entre Navidad y Año Nuevo los hermanos Nielsen estuvieron de permiso y después entraron a formar parte del nuevo ejército del aire llamado DECA.

Habían llegado varios daneses más y, junto con algunos de los nuevos – ya que la mayoría se alistó al Batallón Thälmann – entraron a formar parte del grupo de artillería antiaérea llamado Argumento Dimitrov, el cual contaba con los nuevos cañones aéreos rusos y operaba de modo independiente, sin conexión con la Brigada Internacional. DECA mandaba su “Argumento Dimitrov” a diferentes puntos de fuego para proteger la línea del frente contra las fuerzas aéreas alemanas e italianas que actuaban apoyando a Franco.

Era una situación muy distinta a la de ser soldado en el frente. Su misión era distinta. No había tantos soldados juntos en el mismo lugar, había más tranquilidad, pero no por eso era menos peligroso, ya que casi siempre estaban expuestos al ataque de los bombarderos.

Cuatro daneses en la Guerra Civil española: Guadalajara, mayo de 1937; de izquierda a derecha: Aage Nielsen, Harald Nielsen, Johnny Nielsen, en primer plano, Schubert, un compañero austríaco

De izquierda a derecha: Aage Nielsen, Harald Nielsen, Johnny Nielsen, en primer plano, Schubert, un compañero austríaco, Guadalajara, mayo de 1937

El movimiento de Resistencia danés

Kai y Aage Nielsen se quedaron en España un año y después volvieron a su país en octubre de 1937. Hans Petersen y Harald Nielsen hicieron lo mismo, pero poco después volvieron a España. Hans Petersen se unió al movimiento partisano, mientras que Harald Nielsen se dedicó al trabajo político con sus compañeros de partido en España.

En noviembre de 1938 se disolvió la Brigada Internacional y los voluntarios volvieron a casa tras un emocionante desfile de despedida en Barcelona. Hans Petersen y Harald Nielsen ayudaron al representante del gobierno danés a mandar de vuelta a casa a 91 daneses. De camino a casa, Harald se encargó de liderar el grupo de voluntarios daneses. Hans Petersen fue en diciembre, siendo, por tanto, uno de los últimos que viajaron de vuelta a casa, del mismo modo que había sido uno de los primeros que salió de Dinamarca.

El día 9 de abril de 1940, Dinamarca fue invadida por Alemania. Era de esperar que los que habían sido voluntarios en España iban a continuar su lucha contra el fascismo en tierra danesa. También fueron los primeros que emprendieron la lucha contra el poder de ocupación. Crearon la mayor y más poderosa organización: KOPA, (La Resistencia Comunistas), que más tarde se llamaría BOPA. Los tres hermanos y Hans Petersen participaron activamente en la construcción de la organización.

La ocupación
Campo de concentración de Stutthof; Torre de vigilancia y crematorio en el viejo campo

Campo de concentración de Stutthof

En un principio los hermanos Nielsen y Hans Petersen tuvieron la suerte de no ser arrestados. Pero poco después, Hans Petersen fue detenido y se convirtió en el primer danés condenado a muerte en un juicio celebrado por alemanes en Dinamarca. Le mandaron a una casa de castigo para condenados a muerte o a cadena perpetua, situada en Dreibergen, Alemania, pero finalmente consiguió salir con vida de allí debido al fin de la guerra. 

La tumba de Aage Julius Nielsen en el Cementerio Occidental (Vestre Kirkegård)

La tumba de Aage Nielsen

Sin embargo Aage, que se dedicaba a hacer sabotaje, al igual que sus hermanos, sucumbió en una acción en septiembre de 1943. La Gestapo le torturó para obtener los nombres de sus camaradas, pero él no soltó prenda y murió en la cárcel Oeste el 18 de octubre de 1943. Hoy en día se puede ver una placa conmemorativa en su honor en la escuela Husum y en el sindicato de los trabajadores de construcción de carreteras y vías públicas.  

Prisión de Kalmar en la década de los años 1930

Prisión de Kalmar en la década de los años 1930

En noviembre de 1943, Harald y Kai fueron mandados a Suecia, heridos en la lucha y perseguidos debido a sus actividades de sabotaje. Tras una semana en el hospital de Malmö la policía les encerró en celdas individuales, por miedo a que sabotearan las vías suecas de ferrocarril que llevaban a Alemania, o que participaran en el transporte de armas de la Unión Soviética para ayudar a los saboteadores daneses. Más tarde fueron transladados a la cárcel de Kalmar.

Un carnicero, un mecánico y un ‘clochard’

Tras la guerra, Harald y Hans Petersen continuaron con sus habituales puestos de trabajo. Kai tuvo varios trabajos diferentes. En 1954 se fue de Dinamarca y viajó por toda Europa como batelero.

A mediados de los años 50 tenía planes de navegar por todo el mundo. La prensa francesa le dio mucha publicidad en el día de su partida. Fue bautizado por un periodista como ‘le clochard de la mer’ (‘vagabundo océano’), pero sólo llegó a Suez, cuyo canal había sido cerrado durante la guerra de Oriente Medio del 56.

En Chelles-les-Courtreau, donde vivía, sólo el cartero conocía su verdadero nombre. El resto le llamaba “le capitaine”. Kai volvió a Dinamarca en mayo del 79. Fue ingresado en el hospital principal de Copenhague, donde murió poco después.

Harald tuvo el honor de darle a La Pasionaria un saludo de parte de la “Asociación de los Voluntarios Daneses en la guerra española”, el día en el que ella cumplía 90 años. En ese saludo decía entre otras cosas:

La Pasionaria

Gracias por tu esfuerzo
durante la larga lucha de tu vida
por la libertad, la paz y la democracia.
Cuando estábamos luchando
en la Brigada Internacional
tu persona fue una inspiración
que nunca olvidaremos.
Te deseamos salud y bienestar
para continuar la lucha.

Harald fue el último de los hermanos en morir, el día 5 de diciembre de 1989.


IMAGEN SELECCIONADA: De derecha a izquierda Hans Petersen, Harald, Kai et Aage Nielsen, Albacete alrededor de febrero-marzo 1937